ASOCIACIÓN CULTURAL TAURINA

FERNÁN CABALLERO

NUEVAS SECCIONES AÑADIDAS

16 de Septiembre de 2018  01:00

 

Ya puedes disfrutar de nuevas fotografías añadidas en cuatro secciones diferentes:

 

ENCIERRO 2018 (Dentro de encierro fernanduco)

 

ENCIERROS INFANTILES:

 

* SAN AGUSTÍN 2018

* VILLARRUBIA 2018 y CIUDAD REAL 2018 (Dentro de la sección encierro infantil - En otros lugares)

ENCIERRO INFANTIL EN VILLARRUBIA DE LOS OJOS

09 de Septiembre de 2018  23:00

 

El próximo Martes 11 de Septiembre volveremos a Villarrubia de los ojos, donde ya somos un verdadero icono de sus fiestas patronales. Celebararemos un nuevo encierro infantil.

 

Este año como novedad se hará previamente la simulñación de una corrida con los más pequeños.

 

El lugar será la plaza de toros de Villarrubia de los ojos.

UN FALLECIDO EN NUESTRO TRADICIONAL ENCIERRO

30 de Agosto de 2018  22:00

 

Hoy ha sido un día muy duro para los fernanducos, pisteros y visitantes que han acudido un año más a la gran cita de nuestro tradicional encierro al estilo fernanduco.

 

Apenas 10 minutos después de comenzar el encierro un mozo era corneado en la talanquera de la calle Pascual Crespo en el abdomen y perdía la vida de camino al hospital.

 

Desde la Asociación Cultural Taurina Fernán Caballero mandamos nuesto pésama a familiares y amigos del fallecido.

 

D.E.P.

VII DÍA DEL FERNANDUCO

18 de Agosto de 2015  10:00

 

Esta noche la Asociación Cultural Taurina Fernán Caballero participará en el VII día del fernanduco.

En nuestro stand además de poder haceros fotos con nuestros carretones, podréis diseñar unos pañuelos para el cuello muy especiales.

 

¡¡¡¡Os esperamos!!!!

HOMENAJE A ANIBAL RUIZ

12 de Agosto de 2018  22:00

 

El próximo domingo día 19 de Agosto al cumplirse los 20 años de alternativa de Anibal Ruiz como matador de toros, se le rendirá un homenaje en la plaza de toros de Ciudad Real descubriendose un azulejo en la puerta grande.

 

Nuestra asociación participará con nuestros carretones en una jornada de toreo de salón para los alumnos de las escuelas taurinas así como los niños asistentes a la plaza.

PAMPLONA SE DESPIDE CON EL POBRE DE MI

15 de Julio de 2018  10:00

 

Miles de personas despidieron ayer en Pamplona a las fiestas grandes de la capital Navarra, los Sanfermines, entonando el tradicional 'Pobre de mí'.

 

Descolgándose el pañuelo del cuello y alzándolo hacia el cielo pamploneses y visitantes, congregados en la plaza del Ayuntamiento, pusieron fin a un San Fermín que un año más ha sido un éxito.

 

Con el 'Pobre de mí' se pone fin a las fiestas celebradas desde el 6 de Julio.

OCTAVO Y ÚLTIMO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

14 de Julio de 2018  10:00

 

Un mozo dramáticamente colgado del pitón derecho de un miura castaño desde la bajada al callejón hasta el túnel de entrada al ruedo, -varias decenas interminables de metros- ha sido la escena más sobresaliente del último encierro de San Fermín de este año, protagonizado por los toros de Miura, rapidísimos una vez más -2 minutos y 12 segundos- y sin ningún herido por asta de toro, según el primer parte médico.

 

Seis han sido los mozos contusionados por caídas, atropellos y golpes en la cabeza (3), la caja torácica (2) y uno en la zona lumbar, un muy leve balance para la leyenda de una peligrosa ganadería de toros de muchos kilos, fieros y complicados en el ruedo, y muy nobles en el encierro.

 

Pero la imagen del encierro, la más impactante, sin duda, ha sido la de ese mozo arrastrado por la bajada al callejón; un toro lo enganchó por la camiseta y el pañuelo y, así, materialmente colgado, recorrió una distancia que pareció eterna mientras el joven trataba sin conseguirlo de deshacerse del pañuelo y el toro continuaba su camino sin conseguir apartarse de tan sorprendente molestia. Afortunadamente, el desenlace se produjo ya dentro del túnel de entrada al ruedo, y parece que el suceso ha tenido un final feliz, pues el mozo pudo recuperar la verticalidad, asustado, eso sí, y magullado, pero vivo y coleando, lo que no está nada mal después de tanto tiempo tan cerca de un acompañante tan fortachón y peligroso.

Por lo demás, mucha gente en este último encierro, carreras a toda velocidad, encabezadas una mañana más por los cabestros en la cuesta de Santo Domingo. Un toro de capa negra les ganó la partida en la calle Mercaderes y casi toda la manada llegó compacta a la curva de Estafeta. Allí, por vez primera en estos sanfermines, se produjo un extraño suceso, habitual antaño, pero desconocido en 2018, cual es que los miuras se estrellaron contra los tablones, aunque ninguno cayó al suelo ni ningún mozo sufrió atropello. Por una vez no funcionó el líquido antideslizante o, sencillamente, es que era tal alta la velocidad que nada ni nadie pudo evitar el morrocotudo golpe.

 

Abarrotada estaba la calle Estafeta en este último día. Bonitas carreras de los mozos más experimentados, numerosas caídas producidas por la velocidad de los toros -cuatro patas avanzan más que dos piernas-, y así llegó el grupo hasta el tramo de Telefónica, donde, como suele ser habitual, se habían apostado varios corredores que fueron barridos por los morlacos que no contaban con la curva ni con los visitantes.

Allí se produjo el encuentro entre el toro castaño y el mozo que resultó enganchado y arrastrado; allí comenzó una historia corta, dramática e interminable.

 

Y, al final, la noticia, -felizmente-, es la rápida carrera de los miuras, toros que cumplían su encierro número 52, que han dejado 16 corneados en su larga historia, pero ya han cumplido cuatro años sin heridos por asta.

 

Y cuando se cumplían dos minutos y doce segundos y entró en los corrales el último toro se acabaron los encierros de 2018.

 

 

SÉPTIMO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

13 de Julio de 2018  10:00

 

El séptimo encierro de San Fermín ha tenido su punto culminante en la parte derecha del vallado de la plaza del Ayuntamiento, donde se ha producido un herido por asta de toro -el segundo en lo que va de feria-, y el aplastamiento de otro corredor contra los tablones de la curva de Estafeta por el mismo toro, el que encabezaba la manada, y que no pudo frenar la altísima velocidad con la que bajaba por la calle Mercaderes, a pesar del famoso líquido antideslizante. Según el parte médico inicial, solo un joven ha sufrido una herida en el brazo izquierdo con pronóstico menos grave, y tres jóvenes más han sido atendidos por contusiones, en un brazo, en un hombro y un pisotón en la columna vertebral, aunque ninguno de ellos reviste gravedad.

 

Otra mañana más, la subida por la cuesta de Santo Domingo ha sido meteórica, con tres cabestros, los más gallitos del grupo, en la cabeza de carrera, mientras los toros de Jandilla tomaban buena nota de que aquel no era el corredero extremeño donde han entrenado durante los últimos meses.

Asumida la cuestión, uno de los toros se ha separado del grupo con la firme decisión de barrer de corredores la acera derecha, y así lo ha hecho, entre huidas despavoridas de mozos, hasta que los astifinos pitones han hecho mella en la espalda de uno de los ellos; el joven quiso comprobar si, efectivamente, era un cuerno lo que notaba, intentó darse la vuelta y se encontró de cara con unos astifinos pitones que lo derribaron contra el asfalto al tiempo que el toro lo buscaba con saña en el suelo; fue entonces cuando lo hirió en el brazo izquierdo, y, por fortuna, el asunto no pasó a mayores porque el pitón derecho del morlaco se enredó en el fajín del mozo, se lo robó limpiamente y continuó la carrera con el lazo rojo por bandera.

 

Ese mismo animal, envalentonado, quizá, por su acción, aceleró por la bajada de Mercaderes, de tal modo que no pudo esquivar los tablones que cierran la curva que da paso a la larga y rectilínea calle Estafeta. Momentos antes del golpe final se encontró con un mozo que corría a su lado por la zona izquierda del vallado y lo aplastó contra las tablas. Cayó el animal, huyó de la quema como pudo el joven, y el toro consiguió levantarse, no sin esfuerzo, y reanudar la marcha, aunque sus compañeros ya lo habían sobrepasado.

 

El encierro por la calle Estafeta, con la manada casi compactada y dos cabestros a la cabeza, permitió bonitas carreras de los mozos que participaron en menor número que otros días en este séptimo encierro.

 

Finalmente, los toros de Jandilla hicieron honor a su tradición de veloces atletas, y el reloj marcaba dos minutos y veinticuatro segundos cuando los dos últimos enfilaron la puerta de los corrales. Esos dos se habían quedado rezagados en el tramo de Telefónica, sortearon las incomodidades de algunos mozos que les tocaron los lomos y les impedían el paso, pero, haciendo caso omiso de los impertinentes, alcanzaron el ruedo y avistaron a sus hermanos, que ya los esperaban para descansar hasta la próxima actividad de esta experiencia tan sorprendente, inesperada y divertida lejos de la dehesa.

GANADOR DEL CONCURSO DEL CARTEL PROMOTOR DEL ENCIERRO

12 de Julio de 2018  20:00

 

OBRA GANADORA DEL CONCURSO DE "CARTEL ANUNCIADOR DEL TRADICIONAL ENCIERRO FERNANDUCO 2018".

 

"CITANDO".

 

De Carlos Fernández Benito.

SEXTO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

12 de Julio de 2018  10:00

 

El sexto encierro de San Fermín 2018 deja dos heridos leves. Uno de ellos con traumatismo craneoencefálico leve trasladado al Complejo Hospitalario de Navarra y otro trasladado al Ambulatorio Doctor San Martín. Se cierra una jornada más sin heridos por cornada. Los toros de Victoriano del Río han corrido a una velocidad trepitante, completando el recorrido en un tiempo de 2 minutos y 20 segundos.

 

 

 

 

QUINTO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

11 de Julio de 2018  10:00

 

Por fin, una carrera emocionante; entiéndase por ello plagada de caídas de toros y mozos, atropellos, también, de unos y otros, pisotones de los de cuatro patas, y ningún herido -solo tres contusionados en brazo, pierna y cara- a causa de los astifinos pitones que lucen los representantes de Núñez del Cuvillo.

 

Por fin, la emoción de comprobar que hay toros más veloces que los cabestros de este año, empeñados cada mañana en liderar la carrera en todos los tramos, marcar la senda a seguir y entrar victoriosos en el ruedo, por delante de los protagonistas de cada día.

 

Hoy no fue así y un jabonero gaditano, llegado como sus hermanos de Vejer de la Frontera, fue el primero en pisar la arena -el reloj marcaba pocos segundos más de los dos minutos-, se dio un garbeo por la parte derecha de la barrera, tomó nota de la ubicación, vio que no era la dehesa soñada y se unió a la manada que entraba ya toda formalita hacia los corrales.

Ahí podía haber terminado el encierro a no ser por la tardanza de un toro castaño, Gavilán de nombre, que se dio un costalazo en el tramo final de Telefónica, de forma que le costó dios y ayuda remover sus 520 kilos a tan temprana hora; solo la ayuda de un mozo que le tiró del rabo le permitió recuperar la verticalidad y proseguir la marcha. No es muy decoroso que a un toro tan elegante como este cuvillo, procedente de familia noble y artista, como lo es esta ganadería, pase por un trance tan desagradable.

 

Cuando Gavilán se perdió por el túnel de los corrales el cronómetro marcaba los dos minutos y cincuenta segundos, al tiempo que se rompía la tradición, que, en el caso de estos toros, dice que si la carrera pasa de dos cuarenta es porque hay heridos. Y, afortunadamente, no fue así.

No es muy explicable, no obstante, que ese haya sido el feliz resultado pues el quinto encierro se presentó rápido y violento desde el inicio.

Un toro negro compitió en cabeza con el primer cabestro en la Cuesta de Santo Domingo y barrió de mozos la acera derecha, lo que produjo algún golpe tan inesperado como morrocotudo.

 

Entretenido estaba el de negro en sus batidas cuando fue superado por un jabonero de los dos que corrían esta mañana, apretó con fuerza el acelerador y llegó a Mercaderes en solitario; a toda velocidad alcanzó la curva de Estafeta y en su loca carrera se llevó por delante a varios mozos que, otra vez e inexplicablemente, trataron de buscar refugio imposible en la parte izquierda del inicio de la calle, adonde llegan los toros empujados por la inercia de la carrera. Ahí, en ese lugar, se produjeron un par de milagros; un mozo sufrió un pezuñazo en la cabeza, y otro, entrado en carnes, comprobó cómo un pitón le rozaba la piel del cuello.

Continuó el jabonero en solitario por Estafeta, acompañado, seguido y perseguido por tanta algarabía de mozos de modo que nunca se sabrá si el animal corría como manda la tradición o huía de la molesta muchedumbre. Aún tuvo tiempo de morder el polvo adoquinero de la calzada, pero se repuso con rapidez y así, en solitario, vencedor, llegó al ruedo de la plaza.

 

A pocos metros le seguía la manada -los cabestros, ya convencidos de que esta sería su primera derrota- y muy cerca de la entrada al callejón cayeron de bruces tres toros, enredados entre pequeños montones de mozos, -caídos, atropellados y doloridos todos ellos-, donde quedó rezagado Gavilán, el que no podía sobreponerse a sus 520 kilos y pasó el mal trago del tirón del rabo.

 

Hombre, por Dios, un Cuvillo, tan deseado por las figuras, tan noble y artista, por los suelos y en actitud tan indecorosa… 

CUARTO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

10 de Julio de 2018  10:00

 

Visto y no visto. Así ha sido el cuarto encierro de San Fermín, protagonizado por los toros de Fuente Ymbro, que acudían a Pamplona por decimocuarta vez.

Una carrera fugaz, meteórica, de solo 2 minutos y 15 segundos, lo que supone un nuevo récord de esta ganadería, establecido el año pasado en dos segundos más.

 

Una carrera rápida y limpia, pues según el primer parte médico no se ha producido ningún herido por asta de toro, y los servicios sanitarios solo han atendido a tres corredores varones policontusionados en distintas partes de sus cuerpos, aunque ninguno presenta riesgo de fractura.

 

Se nota a lo lejos que los fuenteymbro son atletas de élite del campo bravo; se nota que en la dehesa gaditana de San José del Valle cuentan con un corredero, donde los animales se entrenan para dejar bien alto el pabellón de la casa en su paso por los sanfermines.

Y a fe que lo consiguieron desde el momento mismo en que sonó el cohete que anunciaba la apertura de las puertas de los corrales de Santo Domingo.

 

Una mañana más, y así ocurre desde el inicio de las fiestas, los cabestros abrieron la carrera a toda velocidad por la empinada cuesta. Aunque por un momento uno de los toros les ganó la delantera, pronto volvieron las aguas a su cauce y los grandotes y castaños animales de desproporcionada cuerna marcaron el camino, que para eso también ellos entrenan cada día y conocen el recorrido mucho mejor que sus invitados matinales.

 

Así, a toda velocidad, y con la manada compactada, llegaron a la zona del Ayuntamiento, con menos gente en la calle y muchos curiosos en las vallas. Otra vez, se notó, y de qué manera, el efecto del líquido antideslizante. Pasaron a mejor vida, para desgracia de muchos, los resbalones de toros y cabestros en la curva de Estafeta, esos golpes espectaculares morrocotudos que animales y algún que otro mozo despistado se daba contra los tablones para gozo de espectadores y fotógrafos.

 

Ahora, parece que la manada viene con la lección aprendida, las pezuñas agarradas a los adoquines, y escorados todos los protagonistas hacia la acera derecha de Mercaderes, de modo que toman la curva con facilidad aprendida y enfilan la recta de Estafeta con renovados bríos.

 

Todos juntos enfilaron los más de trescientos metros de la calle más multitudinaria del encierro; y como cada mañana, se produjeron bonitas carreras, caídas, golpes y atropellos por la velocidad extrema de la manada, la aglomeración de corredores y el despiste y la imprudencia de algunos de ellos.

 

La caída de varios mozos hizo tropezar a uno de los toros que quedó momentáneamente rezagado, pero como es atleta con amor propio, pronto recuperó la verticalidad y alcanzó a sus hermanos.

 

Curiosamente, el último de la fila durante todo el encierro fue Libertador, un toro de capa melocotón, de 560 kilos de peso, el más vago de toda la manada, que no perdió comba, pero quedó claro que correr y, mucho menos, los récords no van con él. Fue el último en llegar al ruedo y alcanzar los corrales. Y su decepción fue que tras la puerta no estaba el campo verde de San José del Valle. ‘Os lo dije: tanto correr, pa qué…’.

TERCER ENCIERRO DE SAN FERMÍN

09 de Julio de 2018  10:00

 

La ‘mala fama’ de los toros de Cebada Gago -56 corneados en 29 comparecencias en San Fermín- se notó en el menor número de corredores en los primeros tramos del encierro, en la rapidez de la carrera -solo 2 minutos y 33 segundos- y en las numerosas caídas, atropellos, pequeños montones y sustos que se han producido. Pero la noticia de la mañana es que, en contra de la tradición, los temibles toros gaditanos no han dejado heridos por asta y solo se han contabilizado dos mozos con traumatismos craneales y otros dos contusionados -uno, en un brazo y otro, en la cara-, según el primer parte de los servicios sanitarios.

Con el piso seco, el cielo despejado y los coloridos uniformes impolutos, se inició este tercer encierro, cargado de tensión y miedo por la peligrosidad de una ganadería que quita el sueño a más de uno.

 

Un cabestro grandote fue el primero que pisó el asfalto de la Cuesta de Santo Domingo instantes después de que sonara el cohete-despertador. Con poco público en ese primer tramo y mucha prisa llegó la manada hasta la calle Mercaderes, donde se produjo un espectacular atropello que derivó en un severo traumatismo cuya gravedad está pendiente de evaluación por los servicios médicos.

 

Dos mozos detienen su carrera, se dan la vuelta y se encuentran de bruces con un enorme cabestro a la carrera que los arrolla y los empuja con fuerza contra los adoquines; el encontronazo hace que también pierda la verticalidad un toro negro que venía detrás, y al levantarse este empareda a otro mozo junto al resto de la manada que llegaba en ese momento al lugar de los hechos. Todo sucedió en un segundo, tiempo suficiente para que quedara patente que los mozos atropellados necesitarían cuidados sanitarios.

 

Una mañana más, el liquido antideslizante hizo el efecto previsto y ninguno de los animales resbaló en la curva de Estafeta, donde esperaba la muchedumbre de cada día, y se produjeron las carreras más vistosas, costaladas dramáticas y algunos sustos de esos quedan en el recuerdo para siempre.

 

Unos mozos, apretados aparentemente contra la pared izquierda, cayeron al paso de la manada y sintieron en sus carnes el frío deslizamiento de unos astifinos pitones, pero sin mayores consecuencias.

 

La comitiva animal estaba ya completamente rota; un toro negro la abría a toda velocidad, se produjeron pequeños montones, golpes contra el asfalto, algunos atrevidos que se dejaron llegar el aliento toril hasta la misma nuca, y otra caída de dos toros en el tramo de Telefónica, esta vez tras tropezar con un mozo caído delante de ellos, no se sabe si porque se trastabilló o se le aflojaron las piernas al ver los pitones a la altura de sus ojos. No pasó nada, milagrosamente.

 

Dos minutos de reloj habían pasado cuando el primer animal cruzó el callejón con destino al ruedo, seco y arenoso esta vez y con poco público fuera de los tendidos. Segundos después aparecieron los dos toros caídos en Telefónica, despistados ambos en su entrada al redondel, pero, pronto, con la ayuda de los dobladores, encontraron el camino de los corrales.

SEGUNDO ENCIERRO DE SAN FERMÍN

08 de Julio de 2018  10:00

 

Está claro que con los toros de José Escolar no hay una carrera convencional en los sanfermines.

Debutaron en 2015 con una anécdota: uno de los ejemplares se dio la vuelta nada más iniciar el recorrido y volvió a los corrales. Lo repitieron dos de sus hermanos en 2016 y 2017.

 

Cuando hoy todas las miradas estaban puestas en el inicio de la carrera, otro elemento poco habitual se ha convertido en el protagonista de este segundo encierro de San Fermín: la lluvia.

 

Domingo, toros de José Escolar y lloviendo. ¿Qué podía salir bien? Para tener esos tres condicionantes, la verdad es que el encierro ha sido muy convencional, tranquilo, casi apacible.

 

Primero, porque la afluencia de participantes en el encierro ha sido mucho menor que en otros domingos. Los corredores de verdad, los que llevan media vida haciéndolo en Pamplona, o los que se recorren media España de feria en feria, estaban ahí, como cada día. Pero muchos corredores puntuales, aquellos que buscan la emoción de su vida en San Fermín, han decidido dejarlo para otro día.

 

En segundo lugar, la lluvia no es una protagonista tan habitual en los sanfermines como podría pensarse; pocas veces se ha lanzado el cohetazo que anuncia el inicio de la carrera bajo una cortina de agua tan intensa.

¿En qué se ha traducido todo esto? En un encierro atípico, ochentero, en el que se veían huecos libres entre el paso de la manada y los mozos que permanecen como espectadores pegados a las paredes del recorrido.

 

El inicio de la carrera no ha dado grandes sobresaltos, como en los tres años precedentes de los de Escolar en Pamplona, pero tampoco ha sido convencional: han transcurrido más de 10 segundos entre el lanzamiento del cohete y la aparición de los morlacos en la calle. Dos cárdenos por delante, sin saber muy bien qué hacer, y la parada de mansos y los otros cuatro toros por detrás. Pronto se han desperezado y se han lanzado a un galope que ya no han abandonado en ningún momento.

 

Al paso por la hornacina del Santo, gran noticia, seguían los seis toros, sin deserciones.

El momento que podría haber sido decisivo en la carrera se ha producido justo antes de llegar al Ayuntamiento, cuando el de Escolar que cerraba el grupo ha resbalado, o más bien ha blandeado, y ha perdido contacto con sus compañeros de viaje. Parecía que podría haber toro suelto por detrás, pero el animal ha decidido mantener su ritmo y no ha generado problemas.

 

Por delante, la manada ha tenido un paso impecable por la curva de la Estafeta, sin un solo resbalón, a pesar de los charcos que se formaban sobre los adoquines. El antideslizante con que se impregna el suelo está ya testado en todas las situaciones y ha logrado su objetivo. Los toros no se estampan contra el vallado, las manadas no se fragmentan, por lo que los corredores de Estafeta cada vez tienen más complicado coger todo.

 

Los bueyes encabezaban el grupo a buen ritmo. Hacerse con un hueco entre las astas de los bravos era una lucha titánica. Algunos mozos experimentados lo han conseguido. Bravo por ellos. Otros, han tenido que fajarse entre cabestros, soportar algún pitonazo casual y, finalmente, se han rendido a la evidencia de que hoy no tendrían toro. Les ha ido mejor que a quienes la lucha por el hueco les ha costado una caída y ser arrollados por los astados.

 

El final de la Estafeta ha templado el ritmo de la carrera, iluminada por las luces de los locales y de las viviendas, tapada por las nubes que descargaban sobre Pamplona. Al llegar a la Telefónica ya los de Escolar iban a un trote tontorrón, sin lanzar un solo derrote a los lados. El último ejemplar, el que cayó antes de la Plaza Consistorial, ha seguido blandeando, y mansamente ha ido al paso hasta pisar el albero encharcado de la plaza, donde ha entrado en los toriles a regañadientes.

 

El balance de los servicios sanitarios es impecable para un domingo de San Fermín: varios traslados a centros hospitalarios por contusiones, pero ninguno de gravedad ni heridos por asta.

PRIMER ENCIERRO DE SAN FERMÍN

07 de Julio de 2018  10:00

 

Los toros de la ganadería del Puerto de San Lorenzo completan el primer encierro de los Sanfermines en 2 minutos y 37 segundos.

 

El pavimento mojado provoca caídas entre los corredores y el resbalón de dos astados al comienzo de Estafeta.

 

Dos heridos por asta de toro y dos contusionados.

¡¡¡¡VIVA SAN FERMÍN!!!!

06 de Julio de 2018  14:00

 

Como cada año a las 12:00 en punto de la mañana se lanzaba el tradicional CHUPINAZO, para dar comienzo así de las fiestas en honor a San Fermín.

 

Unas fiestas que sin duda el aliciente más especial giran en torno al toro bravo en los más que tradicionales Sanfermines y que como cada año os narraremos la crónica del encierro puntualmente una vez concluído.

 

¡¡¡¡VIVA SAN FERMÍN!!!!

 

(Para el nuestro ya queda menos).

SUSPENDIDA HASTA NUEVO AVISO

11 de Junio de 2018  18:35

 

Lamentamos comunicar que se ha suspendido la clase teórico-práctica con capea.

 

Os iremos informando en cuanto tengamos una nueva fecha para la realización de la misma.

INFORMACIÓN DE LA CAPEA 2018

25 de Abril de 2018  21:30

 

Aquí tienes toda la información en lo referente a la próxima clase teórico-práctica con capea.

ACTUALIZADA LA SECCIÓN SOMOS NOTICIA

20 de Marzo de  2018  21:30

 

Se han añadido a nuestra sección SOMOS NOTICIA, todas las publicaciones en la que han aparecido en la prensa redactando las actividades que hemos realizado como viajes, encierros infantiles, tertulias...

 

Además hemos renovado la sección ACTIVIDADES, cambiándola por ACTIVIDADES IMNOVADORAS. Ya que la idea original era publicar en ese apartado todas las actividades que nunca se hayan hecho en Fernán Caballero y sean algo novedoso y llamativo.

PRESENTADO EL CARTEL DE LA TEMPORADA TAURINA DE LA FERIA DE SEVILLA 2018

06 de Febrero de 2018  22:31

 

El pintor francés D. Claude Viallat, ha sido el elegido por la Real Maestranza de Caballería para crear el cartel de la temporada Taurina de Sevilla 2018.
La obra dibuja un toro en plano alto con un torero con la rodilla izquierda en tierra citando. El fondo es de color anaranjado. Según el autor, el torero cita con la muleta, aunque el animal no lleva banderillas. Como curiosidad, la obra no está firmada, algo habitual en Viallat. La leyenda anuncia “Toros en Sevilla 2018”.